7/07/2014

¡MÁTENLOS EN CALIENTE!


Joaquín Ortega Arenas,

Una voz de ultratumba vuelve a estremecer a los sufridos habitantes de este México tan querido.

La voz inolvidable de Porfirio Díaz Mori, ¡si!, don Porfirio; el dictador que detentó el poder en México desde que 1876 hasta 1911.  El hijo del español  José Faustino Díaz y la italiana Petrona Mori,  (que según nuestro historiador oficial, era mixteca).  El enemigo natural de los indígenas en México; el que desmembró la etnia maya para llevarlos a los desiertos de Sonora y la etnia yaqui que poblaba la cuenca de los Ríos Yaki y Mayo, en Sonora,  para trasladarlos a Yucatán ….

El mismísimo inventor de la profilaxis “social” que cuando el descontento en este desmembrado País era ya general, ordenó al grupo de asesinos que entonces se llamaban “rurales” como deberían tratar a los mencionados descontentos con la orden terminante de “MÁTENLOS, DESPUÉS VIRIGUAN” que, inmediatamente obedecida tuvo como consecuencia de que poco a poco quedara erradicada la protesta, ¡tan molesta! que le causaban. El mismo que ORDENÓ AL “Ejército Federal” ahogar las múltiples  rebeliones que ocurrieron como el levantamiento de Tomochic, ocurrido en 1886, en el que los siempre sufridos “Tarahumara”, tuvieron que ceder a  la Compañía constructora del Ferrocarril “Kansas City & México”,  sus bosques para que se fabricaran durmientes,  “epopeya”  cantada como “guerra Heroica” por el cronista oficial Capitán Heriberto Frías  en su libro “Tomochic”.  De cierto se sabe que para que los indígenas cedieran, el “empresario” Louis Huller ofreció dar a los soldados CINCUENTA PESOS,  por las credenciales ( las dos orejas) de un  indígena muerto, anciano, niño, joven, hombre o mujer.  Conservo entre los papeles heredados de mi padre,  la colección del periódico “EL BUEN OBRERO” en el que aparece un artículo que relata que uno de los altos oficiales de ejército relata que tuvo que mandar fusilar a más de treinta soldados, “porque se emborrachaban  y se mataban entre ellos…por las credenciales”.  Durante la rebelión de 1879,  de los partidarios de Sebastián Lerdo de Tejada, apareció la trágica orden que señalamos, derivada de un telegrama enviado por el Presidente Díaz  al gobernador de Veracruz, Luis Mier y Terán, “MÁTENLOS EN CALIENTE”.

La historia vuelve a repetirse: hace unos cuantos días, en la prensa diaria de todo el País,  relató que en el poblado “mexiquense” de  Tlatlaya, ubicado en los límites del Estado y el Estado de Michoacán.
.”… Tlatlaya está relacionado con las raíces nahuas Tlillan Tlapayan, que significa "la tierra del negro y del rojo", donde muere el sol refiriéndose desde luego que al atardecer, al ocultarse el sol parece que la tierra arde, apreciándose a la parte occidental de la municipalidad como si la tierra produjera llamas. Tlatlayan, "Tierra que arde", de Tlatla, "arder" y  yan" lugar"…

Con antecedentes de lugar preferido por los zapatistas y la memoria histórica que tiene muy presente que el 11 de febrero de 1912 entró en acción el zapatista Jesús H. Salgado con 200 hombres a su mando, donde tuvo un enfrentamiento con fuerzas federales las cuales causaron estragos en la cabecera municipal de Tlatlaya, pueblos y rancherías, nuestras actuales autoridades empezaron a ver con recelo al risueño y bello poblado y, como por ensalmo, intuyeron que en ese lugar “se fraguaba  un ataque al gobierno constituido”. Policías y tropa de toda índole, llegaron al poblado, y  según se desprende de las notas periodísticas, “tuvieron un enfrenamiento en el que resultaron muertos VEINTIDÓS SOSPECHOSOS,  masacre que captada por un fotógrafo del Diario “La Jornada” reveló la existencia de veintidós cadáveres, de personas  sorprendidas si, pero mientras dormían, cobijadas bajo sus gabanes….

Curioso por naturaleza, me pregunto, ¿precedió a la verdadera ejecución “…un juicio seguido ante los tribunales previamente establecidos, en el que se cumplieran las formalidades esenciales del procedimiento y conforme a las leyes expedidas con anterioridad al hecho´? ;  ¿Existió un mandamiento escrito de la autoridad competente que fundara y motivara la causa legal del procedimiento? ¿ Se otorgó a los “sospechosos” el derecho de que se les administrara justicia pronta, expedita e imparcial por tribunales que estuvieran expeditos para ello? O bien,  la zaga porfirista cobró nueva vigencia y
¡MÁTENLOS, DISPUES  VIRIGUAN  o  MÁTENLOS EN CALIENTE!

¡Hay dudas que corroen el alma….!

1 comentario:

JORGE MANUEL LOPEZ HERNANDEZ dijo...

LA COLECCION DE PERIODICOS EL BUEN OBRERO SE LA PRESTE A JOAQUIN ORTEGA ESQUIVEL Y AUN Y CUANDO SE LO HE SOLICITADO EN VARIAS OCASIONES, NO ME LA HA REGRESADO, POR LO QUE, TE PIDO POR FAVOR TIO JOAQUIN QUE ME LA REGRESES. ATTE JORGE LOPEZ HERNANDEZ 0445515114301